Las dos sedes de la Convención Constitucional se alistan para recibir a los convencionales

El Palacio Pereira albergará las oficinas. El Congreso Nacional Sede Santiago, la actividad legislativa.

Mayo 4, 2021
Las dos sedes de la Convención Constitucional se alistan para recibir a los convencionales
La fachada del Congreso Nacional Sede Santiago, que fue habilitado para la actividad legislativa. Foto: Juan Carlos Cancino

Dos edificios patrimoniales con historia republicana serán los encargados de albergar a los 155 miembros de la Convención Constitucional mientras realizan su labor. Se trata del Palacio Pereira, donde operarán las oficinas de los convencionales y su personal de apoyo; y el Congreso Nacional Sede Santiago, donde se realizará su actividad legislativa.

Para ello en el Congreso Nacional Sede Santiago se habilitó una sala de sesiones para los 155 convencionales, espacios para las oficinas de la secretaría técnica, salas de comisiones equipadas para albergar discusiones con distintos números de participantes y espacios para equipos administrativos y de soporte, entre otros. Todo esto tomando en cuenta las normas sanitarias actuales y que toda decisión respecto al funcionamiento diario de la Convención será realizada por ellos mismos.

Para poder tener preparado el recinto, se diseñó un plan con la participación de distintas entidades, como el Consejo de Monumentos Nacionales, ya que se trata de un edificio que es Monumento Nacional y todos los trabajos debían ser realizados respetando esa condición. Entre las obras estuvieron habilitar el hemiciclo de la Cámara de Diputados como una sala de sesiones para los 155 convencionales, con tarimas y escaños que no existían previamente. Además de la instalación de paneles LED y todo un soporte tecnológico para apoyar la actividad legislativa (micrófonos, botoneras, etc). También se consideraron trabajos para alistar salas de comisión, con el mismo sistema que actualmente utiliza el Congreso Nacional, y un sistema de transmisión audiovisual, para garantizar un proceso transparente hacia la ciudadanía.

En el Palacio Pereira, en tanto, las obras de restauración comenzaron hace ocho años, con el propósito de que ahí se albergara la Dirección de Bibliotecas y Museos (DIBAM), y el Consejo de Monumentos Nacionales. Pero actualmente aloja al Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio y está listo para ser la sede de las oficinas de los 155 convencionales.

Así, se destinaron unos 1100 metros cuadrados para ellos y su personal de apoyo. Esto que considera estaciones de trabajo y salas de reuniones de diferentes tamaños, que albergarán la actividad diaria de los equipos. Estos espacios se diseñaron bajo un modelo de labor compartida o “cowork”, con salas de reuniones y zonas comunes.

El Palacio Pereira también tiene espacios abiertos a la ciudadanía tales como cafetería, salas de exposiciones y una biblioteca, que serán también utilizadas por los convencionales.

Skip to content